domingo, 1 de mayo de 2011

Capitulo 8 (:


Volví a mi casa en una nube. Mi madre me dijo que teníamos guisantes para cenar, comida que odio, y yo encantada le dije con una sonrisa que me parecía genial. Mi madre me miro como si fuese una extraña. Después de la cena mi madre me dijo que Sof  había llamado y que le preguntó si yo podía ir hoy a dormir  a su casa. Mi madre tenía pensado no dejarme ir, pero dado mi buen comportamiento ha accedido a dejarme ir.

-          Gracias mami, eres la mejor – me despido dándole un beso.
-          Que pelota eres, no os acostéis tarde, cariño.
-          Si mamá.

Llegué a casa de Sof y subimos a su cuarto. Un fuerte olor a pintura me llegó nada más entrar

-          Pensé que no te iban a dejar… -  me dijo Sof.
-          Pues ya ves… jajajaja!
-          ¿Dónde estabas cuando te llame?
-          Buaah no te lo vas a creer Ahora te cuento. – le dije mientras preparábamos las camas.
-          Yo también tengo que contarte algo, pero antes tenemos que transladarnos  de habitación, acaban de pintar la mía y no se puede dormir aquí.
-          Guay, ¿Y a cuál vamos?
-          A la de mi hermano… Es la única que está sin pintar.
-          Pobrecillo, vamos a invadirle su espacio.
-          Más bien pobrecillas de nosotras. Los chicos se juntan una vez al mes en casa de uno para dormir, esta vez le toca a mi hermano y  van a estar los seis, Javi, Gonzalo, Mario, Dani, Alex y mi hermano.
-          ¿Y tus padres lo saben?
-          Si
-          ¿Y nos dejan dormir con ellos?
-          Si, mis padres son así.
-          YUJUUUUUUUUUUUUUUUUUU!! J - celebré.
-          ¿Y tú porque estás tan contenta? Deberías estar horrorizada ante la idea.
-          Bueno veras es que hoy…. – y le conté todo lo que había sucedido desde el plantón de Guille, hasta el beso que nos dimos Alex y yo en el césped.
-          ¿Y NOS VISTEIS Y NO DIJISTEIS NADA?  - respondió ella.
-          Si, es que no era plan de cortaros el rollo.
-          Jajaja, mira que eres tonta!
-          Bueno que, me vas a contar ya que ha pasado entre tú y Dani?
-          Veras…
-          VENGA!!
-          Estamos juntos…!! – dijo vergonzosa.
-          NO ME LO PUEDO CREER – grité – ME ALEGRO UN MONTÓN!

Y las dos caímos al suelo riendo, justo cuando Dani y Alex entraban por la puerta.

-          Tú tienes experiencia en tirar a la gente al suelo eehh … - dijo Alex divertido.
-          Ehh, tenia motivos.
-          ¿Si? Pues vamos a tirarnos nosotros también- dijo Dani

Y acto seguido, se tiraron encima y empezaron y a hacernos cosquillas.

-          Ahhh, PARAAA! – Grité
-          Ven aquí – dijo mordiéndome
-          Bueno chicos, os venís ¿O qué? – dijo Edu riéndose de la escena.
-          Si claro enseguida vamos hermanito- contestó Sof medio avergonzada, medio divertida.

Llegamos a su habitación y colocamos los colchones. En la cama de Edu dormirían él y Mario, en un colchón en frente de la puerta dormirían Gonalo y Javi y en las respectivas esquinas  dormiríamos Sof y yo y Edu y Alex.

Después de estar un rato hablando con Sof, Alex vino.

-          Creo que Dani te espera deseoso en la cama – le dijo Alex a Sof
-          Idiota- respondió ella mientras se marchaba encantada  con Dani.

Alex se metió en el colchón conmigo y me arropó.

-          Hola pequeña.
-          Hola tonto
-          ¿Qué tal tú día? ¿Te ha gustado?
-          Va a ser el mejor día de mi vida…
-          ¿Va a  ser?
-          Sí, cuando duermas conmigo.
-          Mírate, mira cómo has acabado, enamorada del gilipollas de turno.
-          Jajajaja, no te lo creas tanto eeh…no estoy enamorada.
-          Tonta… - me dijo mientras metía la mano debajo de mi pijama tocando mi suave tripa.
-          Muchas gracias por lo de hoy, eres lo mejor – respondí haciendo como si nada.
-          No tienes que dármelas – respondió mientras me hacia cosquillas por la tripa.

Ninguno de los dos dijo nada más por el momento. La mano de Alex fue subiendo y se detuvo en el contorno de mi sujetador, me acarició y volvió a bajar a mi tripa.

-          Esta noche no – me dijo sonriendo

Y yo me abracé más a él, mientras me acariciaba el pelo hasta quedarme dormida.


Nada más despertarme tuve la certeza de que me faltaba algo. Alguien llama repetidamente a la puerta. Me incorporo y me doy cuenta de que Alex no está, habrá salido. Los demás siguen durmiendo.

Bajo las escaleras todavía dormida y cojo el abrigo. Abro la puerta de la calle y una bonita sonrisa y dos ojos azules me buscan. Lleva una rosa en la mano

-          Te lo prometí  - dijo él – “Antes de que se marchite estaré allí con otra”, ¿Recuerdas?
-          ¿Pero como sabes que estaba aquí?
-          Porque me lo dijo tu madre, he venido a verte.
-          Pues llegas 18h tarde, por si no te acuerdas, quedamos ayer a las 17:00 y tú no apareciste
-          Lo siento Silvia, de verdad. Ingresaron a mi abuela en el hospital y tuve que quedarme
-          Ohh, lo siento -  musité y le di un beso justo en el preciso en el que Alex pasaba delante. Parece que acaba de encenderse un cigarro. 
-          Subo a por mis cosas y nos vamos ¿vale?
-          Genial

Subí a por mis cosas y vi que Sof se había despertado.

-          ¿A dónde vas? ¿Te fugas con Alex?- Me preguntó riendo.
-          Que va, mi novio ha venido a darme una sorpresa, nos vamos. Te quiero
-          Madre mía, Te quiero.

Mientras tanto, en el piso de abajo:

-          ¿Y tú eres el novio de Silvia? – preguntó Alex
-          Si, y tu eres…
-          Alex, un amigo.
-          Encantado tío
-          No puedo decir lo mismo – y dicho esto se marchó por donde había venido.             
-          Ya estoy aquí – dije cuando baje - ¿Nos vamos?
-          Claro.

1 comentario:

  1. Ohh! Dios! la cosa se pone interesante! xD
    jajajajajaja
    Besos!

    ResponderEliminar