sábado, 1 de octubre de 2011

Nuevo blog! :)

Queridos lectores:
 Me cambio de blog, si quereis seguirme aqui os dejo el link:
http://elcocteldelossuenos.blogspot.com/

Espero que os guste, y muchas gracias;)
Miles de besos ;)

jueves, 16 de junio de 2011

Capítulo 12



La noche avanzó y descubrimos miles de cosas de las otras personas.
Cuando ya estábamos lo suficientemente cansadas nos fuimos al baño y arrastramos a Ana con nosotras.

-          Vamos, cuenta – dijo Sof cerrando la puerta del baño.
-          Bueno… Fue ayer.
-          ¿AYER?
-          Sofia, cariño, relájate. – dije riéndome.
-          Es que es muy fuerte…
-          Venga sigue Ana…
-          Pues, mis padre se habían ido de vacaciones y estaba sola en casa, el vino y…
-          ¿Y TE GUSTÓ? – preguntamos a dúo Sof y yo.
-          Pues claro idiotas – respondió ella riéndose. – es un encanto…
-          Parece mentira que estés hablando de mi hermano- musitó sof.
-          Bueno, tu también lo has hecho, ¿no?, no se de que te sorprendes…
-          Es que es mi hermano y Ana… Además lo mío fue diferente, tenía 14 años, era pequeña y loca… No significó nada para mí. Así que la única que queda eres tú…!!
-          Tampoco penséis que es lo voy a contar eehh…
-          Mas te vale – gritaron a la vez
-          Nuncaaaaa…. Grite riéndome y Salí del baño.

Ellas me perseguían por la habitación, hasta que me cansé y me tire encima de Alex.

-          Ayúdame, están locas
-          Claro…. CHICAS LA TENGOO. – gritó aprisionándome.
-          Te vas a enterar- dijeron mientras empezaban a hacerme cosquillas
-          No por favor, os prometo que os contare todo..
-          ¿Con detalles? – preguntaron ellas
-          Con detalles, pero soltadme.

Y se fueron a dormir cada una a su cama.

Yo también me fui, dándole la espalda a Alex para que viese que estaba enfadada, y me meti en la cama. Acto seguido, vino hacia mí y se sentó en la cama.

-          Venga no te enfades por favor… - me suplicó poniendo su carita de pena.
-          Eres un traidor, y que sepas que tu cara de pena no funciona conmigo.
-          ¿No? – pregunto acercándose más a mí y mirándome a los ojos.
-          No…
-          ¿ De verdad?- dijo dándome un beso en el cuello
-          Vale, tu ganas….
-          Jajajajaja, lo sabía. Buenas noches. Duérmete ya, que es muy tarde y mañana tendrás sueño.
-          Si, papi…
-          Tonta – dijo cariñosamente dándome un beso.
-          Te quiero
-          Dulces sueños- dijo tocándome levemente la nariz, mientras se marchaba a su cama.

domingo, 22 de mayo de 2011

Capitulo 11.




El esperado día llegó. Llegó el turno de elegir parejas para las habitaciones y autobús, Sofia como siempre se encargó de esto.

-          A ver entonces en la habitación somos, Silvia, Ana, Dani, mi hermanito, Alex y  yo.
-          Yo me pido ir con Edu en el autobús – Dijo Ana sorprendiéndonos a todos.
-          Encantado – dijo él llevándosela.
-          Yo te robo un rato a Sof, Silvia- me dijo Dani que le dio un beso a Sof y se fueron.
-          Pues entonces me toca a mi contigo, enana – dijo él sonriéndome.
-          Anda vamos estúpido – le contesté con una sonrisa aun más grande.

El viaje fue muy divertido, no pare de reírme en todo el viaje, Alex es un payaso.
Llegamos a la playa y las cabañas eran espectaculares, 11 cabañas, propias de casas de playa, entonces supe que sí, que este viaje iba a ser lo mejor.
Nos asignaron las cabañas, colocamos las cosas, y nos duchamos. Cenamos y nos dejaron tiempo libre.
-          A ver chicos tenéis 20 minutos para hacer lo que queráis. – Dijo mi profesor
-          YUJUUUU!! –  gritamos todos.
-          Pero a las 22:30, todos en la playa, que vamos a hacer un hoguera y nos sentamos alrededor. ¿Entendido?
-          SIIIII PROFEE! – contestamos todos.

Todas fueron a cambiarse de ropa, yo ya estaba vestida para la ocasión, no creí que refrescase mucho así que no cogí chaqueta. Estuve un rato hablando con Edu cuando pasó Alex por delante.

-          Alex… ¿puedo hablar contigo?
-          Claro, ¿Que quieres?
-          Muchas cosas, ganar la lotería por ejemplo
-          Idiota, no me refiero a eso…
-          Ya lo sé…
-          Pues entonces ¿qué quieres?
-          ¿Que qué quiero? Quiero hablar contigo todos los días , que te preocupes de si estoy o no estoy bien, que me preguntes, que me llames princesa... que me abraces, que me beses, que te pongas celoso de otros chicos, quiero tenerte cerca, que intentes hacerme reír y lo consigas, que quieras verme todos los días, que salgas únicamente para verme cuando no tengas ganas, que vivas cada día como si fuese el primero no el último... que me digas te quiero cuando lo sientas no solo cuando nos despidamos...

Y antes de que diese acabar, se acercó y me dio un beso. Un beso, de película. Me sonrió y después nos pusimos en camino de la playa, hacia la hoguera, cogidos de la mano.



Nos sentamos todos alrededor de la hoguera, al parecer me equivoque,  hacía frio. Pero Alex enseguida me paso su chaqueta por los hombros. La noche fue muy entretenida conocimos a nuestros compañeros un poco más.
Nos fuimos todos a nuestras cabañas los profesores pasaron a hacer la revisión, en cuanto se marcharon empezamos la noche.
Nos hicimos miles de fotos, nos reímos miles de veces y jugamos a “ Yo nunca” … lo que trajo muchas sorpresas.

-          Yo nunca…lo he hecho.

Alex bebió, no me extraño. La sorpresa fue ver que tanto Ana como Edu bebían, riéndose.

-          Venga no me lo puedo creer, ¿vosotros dos? – dijo Sof, la cual no salía de su asombro
-          Vamos tía pobrecillos, déjales – Salí yo en su ayuda.

Los dos rieron.

miércoles, 18 de mayo de 2011

Capítulo 10. Gracias a todoos(L)




A la mañana siguiente mi relación con Guille se había ido a la mierda y Alex no apareció por el colegio a sí que en el intercambio le envié un sms:
 “Alex, ¿Dónde estás? Necesito hablar contigo, es muy importante. Te quiero, he sido tonta. Por favor contéstame.”

Sofia se acercó a mí y me contó que la noche anterior Alex había ido a su casa a hablar con ella y le contó todo, y que realmente Alex estaba fatal. Yo le conté todo lo sucedido con Guille.

-          Joder tía, me siento fatal, le quiero más de lo que creía y me he dado cuenta demasiado tarde.
-          No te preocupes Silvia, seguro que todo se arregla. ¿Sabes que este fin de semana hay una excursión de dos días a la playa?  Dormiremos en cabañas pasearemos por la playa nos pondremos morenas…. Va a ser genial!
-          ¿Enserio? PERFECTOO.

Justo en ese momento Alex entró por la puerta. Me dedicó una sonrisa y se sentó en su sitio antes de que viniese el profesor.
A tercera hora, antes del recreo, nuestro tutor vino  darnos las hojas para apuntarnos a la excursión  de la playa. Realmente iba a ser genial.

En el recreo Alex se acercó a hablar conmigo:
-          Silvia, déjame decirte un cosa…
-          Yo también tengo algo que decirte, pero tú primero.
-          Veras que siento mucho lo de ayer, que ya he entendido que él es tu novio y yo voy a ser a partir de ahora tu amigo. Nada más. Te lo prometo. ¿Y qué querías decirme…?
-          Yo… Nada, no tiene importancia.
-          Guay, me voy con Dani.
-          Hasta luego.

Los días que siguieron Alex me trató como a una más, y eso me dejaba realmente mal. Yo no quería ser una más, quería ser la única. Pero supongo que no tengo valor para decírselo… También, en estos días todos estuvieron hablando de la excursión a la playa. Todos estaban como locos.

viernes, 6 de mayo de 2011

Capítulo 9 (:

Era un día de los de meterse en la cama y no salir.

Estuvimos dando una vuelta y hablando nos reímos nos besamos y nos hicimos millones de fotos que después subiría a tuenti. Pasado un rato, nos sentamos en un banco.

-          Bueno, veo que ya tienes seguidores – me dijo él
-          ¿Cómo?
-          Si antes hable con un amigo tuyo, Alex creo. Me odia
-          Jajajajaja, eso son tonterías tuyas.
-          Si seguro…
-          ¿Te estás poniendo celoso? Jajajaja.
-          No, porque sé que tu eres incapaz de besar a otro que no sea yo ¿verdad?
-          Claro – dije intentando ignorar el daño que me había producido esa frase.
-          Ven aquí cielo – dijo atrayéndome hacia él y dándome un largo y tendido beso – Bueno creo que me tengo que ir. Tengo que estudiar economía que dentro de nada tenemos el examen.
-          Vale, te echare de menos.
-          Y yo a ti Silvia- dijo mintiendo.


Nada más llegar a casa, encendí el ordenador y me conecté al tuenti. Por desgracia Sof no estaba conectada, sin embargo Alex sí. No sabía que decirle así que no le dije nada.
Subí las fotos y justo cuando estaba acabando de etiquetar, la ventina del chat de Alex saltó.

-          Bonitas fotos Silvia
-          Alex…lo siento.
-          No, lo siento yo, por haber creído que tenía algo que hacer contigo. Lo siento por haberte dado los besos que te he dado. Y lo siento, por  todo lo que hemos pasado.
-          Joder…Alex…
-          Déjalo Silvia. Tú eres feliz con tu novio y yo no soy quien para meterme en vuestra relación – y dichas estas palabras, se desconectó.   

Me tiré en la cama y lloré como jamás lo había hecho en la vida. De pronto oí que alguien llamaba  a la puerta. Era mi hermana Paula.

-          ¿Qué te pasa Silvia? ¿Por qué tus ojos están lloviendo? – preguntó curiosa.
-          Se dice llorar, Paula.
-          ¿Y lloras porque te ha pasado algo malo?
-          No, lloro de felicidad.
-          Pero eso es imposible…
-          No, lloro porque he visto entrar a la niña más guapa del mundo mundial en mi habitación.
-          ¿Quieres hacer un pastel con “ indas ojas” , es que necesito ayuda.
-          Si, ahora hacemos un pastel con guindas rojas – dije entre risas.

Bajamos a la cocina y nos pusimos a hacer una tarta, pero la sorpresa llegó al decorar la tarta.

-          ¿Y esa bolsa tan grande de chuches? ¿De dónde la has sacado?
-          Me la ha comprado un amigo tuyo. Vino a hablar contigo y como no estabas le dije que iba a hacer un pastel con “indas rojas”, pero que no tenía “ indas rojas” y el compró una bolsa de chuches para mi tarta.
-          ¿Y cómo era mi amigo cariño?
-          Tenía unos ojos verdes muy bonitos.
-          Alex…
-          Si creo que se llamaba así. ¿Decoramos la tarta?

Guardamos la tarta y le dimos a mi madre una sorpresa cuando, después de cenar, llegó la hora del postre. Paula estaba muy contenta.

Subí a mi habitación y me encontré 3 mensajes privados. De mis antiguas amigas.
Las tres decían lo mismo, Guille se lió con Amanda el sábado y por eso no quedo conmigo…
Que cabrón…Miro el móvil y tengo un mensaje nuevo, es de Amanda.
En el mensaje hay una foto de Amanda y el liándose y debajo un comentario:
“Ahora es mío”

Joder, he dejado escapar a Alex. Voy a llamarle enseguida…
Bip…Bip….Bip…Buzón Movistar…
MIERDA! Lo tiene apagado, tengo que hablar con él. Supongo que puede esperar hasta mañana.

Esa noche no pude pegar ojo, lloré hasta quedarme sin lágrimas, supongo, que la distancia vence a la amor, y que no hay nada que hacer, los dos hemos encontrado a otras personas que nos hacen más felices, que quizás si o quizás no, serán grandes personas en nuestra vida. El futuro es tan efímero.

domingo, 1 de mayo de 2011

Capitulo 8 (:


Volví a mi casa en una nube. Mi madre me dijo que teníamos guisantes para cenar, comida que odio, y yo encantada le dije con una sonrisa que me parecía genial. Mi madre me miro como si fuese una extraña. Después de la cena mi madre me dijo que Sof  había llamado y que le preguntó si yo podía ir hoy a dormir  a su casa. Mi madre tenía pensado no dejarme ir, pero dado mi buen comportamiento ha accedido a dejarme ir.

-          Gracias mami, eres la mejor – me despido dándole un beso.
-          Que pelota eres, no os acostéis tarde, cariño.
-          Si mamá.

Llegué a casa de Sof y subimos a su cuarto. Un fuerte olor a pintura me llegó nada más entrar

-          Pensé que no te iban a dejar… -  me dijo Sof.
-          Pues ya ves… jajajaja!
-          ¿Dónde estabas cuando te llame?
-          Buaah no te lo vas a creer Ahora te cuento. – le dije mientras preparábamos las camas.
-          Yo también tengo que contarte algo, pero antes tenemos que transladarnos  de habitación, acaban de pintar la mía y no se puede dormir aquí.
-          Guay, ¿Y a cuál vamos?
-          A la de mi hermano… Es la única que está sin pintar.
-          Pobrecillo, vamos a invadirle su espacio.
-          Más bien pobrecillas de nosotras. Los chicos se juntan una vez al mes en casa de uno para dormir, esta vez le toca a mi hermano y  van a estar los seis, Javi, Gonzalo, Mario, Dani, Alex y mi hermano.
-          ¿Y tus padres lo saben?
-          Si
-          ¿Y nos dejan dormir con ellos?
-          Si, mis padres son así.
-          YUJUUUUUUUUUUUUUUUUUU!! J - celebré.
-          ¿Y tú porque estás tan contenta? Deberías estar horrorizada ante la idea.
-          Bueno veras es que hoy…. – y le conté todo lo que había sucedido desde el plantón de Guille, hasta el beso que nos dimos Alex y yo en el césped.
-          ¿Y NOS VISTEIS Y NO DIJISTEIS NADA?  - respondió ella.
-          Si, es que no era plan de cortaros el rollo.
-          Jajaja, mira que eres tonta!
-          Bueno que, me vas a contar ya que ha pasado entre tú y Dani?
-          Veras…
-          VENGA!!
-          Estamos juntos…!! – dijo vergonzosa.
-          NO ME LO PUEDO CREER – grité – ME ALEGRO UN MONTÓN!

Y las dos caímos al suelo riendo, justo cuando Dani y Alex entraban por la puerta.

-          Tú tienes experiencia en tirar a la gente al suelo eehh … - dijo Alex divertido.
-          Ehh, tenia motivos.
-          ¿Si? Pues vamos a tirarnos nosotros también- dijo Dani

Y acto seguido, se tiraron encima y empezaron y a hacernos cosquillas.

-          Ahhh, PARAAA! – Grité
-          Ven aquí – dijo mordiéndome
-          Bueno chicos, os venís ¿O qué? – dijo Edu riéndose de la escena.
-          Si claro enseguida vamos hermanito- contestó Sof medio avergonzada, medio divertida.

Llegamos a su habitación y colocamos los colchones. En la cama de Edu dormirían él y Mario, en un colchón en frente de la puerta dormirían Gonalo y Javi y en las respectivas esquinas  dormiríamos Sof y yo y Edu y Alex.

Después de estar un rato hablando con Sof, Alex vino.

-          Creo que Dani te espera deseoso en la cama – le dijo Alex a Sof
-          Idiota- respondió ella mientras se marchaba encantada  con Dani.

Alex se metió en el colchón conmigo y me arropó.

-          Hola pequeña.
-          Hola tonto
-          ¿Qué tal tú día? ¿Te ha gustado?
-          Va a ser el mejor día de mi vida…
-          ¿Va a  ser?
-          Sí, cuando duermas conmigo.
-          Mírate, mira cómo has acabado, enamorada del gilipollas de turno.
-          Jajajaja, no te lo creas tanto eeh…no estoy enamorada.
-          Tonta… - me dijo mientras metía la mano debajo de mi pijama tocando mi suave tripa.
-          Muchas gracias por lo de hoy, eres lo mejor – respondí haciendo como si nada.
-          No tienes que dármelas – respondió mientras me hacia cosquillas por la tripa.

Ninguno de los dos dijo nada más por el momento. La mano de Alex fue subiendo y se detuvo en el contorno de mi sujetador, me acarició y volvió a bajar a mi tripa.

-          Esta noche no – me dijo sonriendo

Y yo me abracé más a él, mientras me acariciaba el pelo hasta quedarme dormida.


Nada más despertarme tuve la certeza de que me faltaba algo. Alguien llama repetidamente a la puerta. Me incorporo y me doy cuenta de que Alex no está, habrá salido. Los demás siguen durmiendo.

Bajo las escaleras todavía dormida y cojo el abrigo. Abro la puerta de la calle y una bonita sonrisa y dos ojos azules me buscan. Lleva una rosa en la mano

-          Te lo prometí  - dijo él – “Antes de que se marchite estaré allí con otra”, ¿Recuerdas?
-          ¿Pero como sabes que estaba aquí?
-          Porque me lo dijo tu madre, he venido a verte.
-          Pues llegas 18h tarde, por si no te acuerdas, quedamos ayer a las 17:00 y tú no apareciste
-          Lo siento Silvia, de verdad. Ingresaron a mi abuela en el hospital y tuve que quedarme
-          Ohh, lo siento -  musité y le di un beso justo en el preciso en el que Alex pasaba delante. Parece que acaba de encenderse un cigarro. 
-          Subo a por mis cosas y nos vamos ¿vale?
-          Genial

Subí a por mis cosas y vi que Sof se había despertado.

-          ¿A dónde vas? ¿Te fugas con Alex?- Me preguntó riendo.
-          Que va, mi novio ha venido a darme una sorpresa, nos vamos. Te quiero
-          Madre mía, Te quiero.

Mientras tanto, en el piso de abajo:

-          ¿Y tú eres el novio de Silvia? – preguntó Alex
-          Si, y tu eres…
-          Alex, un amigo.
-          Encantado tío
-          No puedo decir lo mismo – y dicho esto se marchó por donde había venido.             
-          Ya estoy aquí – dije cuando baje - ¿Nos vamos?
-          Claro.